La compañía automovilística Seat ha obtenido en el primer semestre del año un beneficio operativo récord de 212 millones de euros, cifra que representa un incremento del 62,7% respecto a los 130 millones alcanzados en el mismo periodo de 2017. Los buenos resultados provienen de un mayor número de ventas en la historia de la marca, con 289.900 vehículos entregados.

El volumen de negocio de la marca española, integrante del Grupo Volkswagen, ha crecido hasta 5.786 millones de euros hasta junio, un 14,5% más que en el primer semestre del ejercicio anterior, con 5.054 millones. Este aumento ha supuesto la cifra más alta en la historia de Seat en un primer semestre. Por tanto, los buenos resultados obtenidos en este periodo reflejan el excelente momento por el que está atravesando Seat.

El beneficio operativo de la compañía también se ha visto favorecido por el lanzamiento del modelo Arona y la mejora de un mix de producto, es decir, la venta de vehículos con una mayor margen de beneficio.

Por su parte, el grupo automovilístico, Volkswagen, ha logrado en el primer semestre de 2018 un beneficio neto de 6.613 millones de euros, un incremento de ventas del 2,1% respecto al mismo periodo de 2017. Además, la compañía ha tenido unos gastos extraordinarios de 1.635 millones de euros, motivado por la crisis del diésel. El beneficio operativo ha bajado entre enero y junio un 8,5%, hasta alcanzar los 8.160 millones de euros, y la rentabilidad operativa sobre las ventas se ha reducido hasta el 6.8%.

Antes de extraordinarios, el resultado operativo ha ascendido a 9.794 millones de euros en el mismo periodo, los que ha supuesto un incremento del 9,8% más que el mismo periodo del año anterior. Por otro lado, la rentabilidad operativa sobre las ventas ha crecido en 8,2% frente al 7,7% del mismo periodo de 2017. Asimismo, la facturación ha mejorado en el primer semestre hasta 119.377 millones de euros (3,5% más que un año antes).

«Unos resultados muy sólidos en el primer semestre y que también entregaron una cifra de vehículos récord», ha asegurado el presidente mundial del grupo Volkswagen, Herbert Diess. Sin embargo, Diess ha hecho hincapié en que «no podemos dormirnos en los laureles porque están por venir grandes desafíos los próximos trimestres», especialmente relacionados con la adaptación al nuevo test de medición de consumo y emisiones de la nueva normativa de homologación (WLTP por sus siglas en inglés) y el aumento del proteccionismo, que supone importantes retos para la industria automovilística integrada a nivel global. 

El grupo Volkwagen prevé incrementar los ingresos por ventas hasta un 5% en el presente ejercicio respecto a 2017 y una rentabilidad operativa sobre las ventas antes de extraordinarios de entre el 6,5% y el 7,5%. Después de extraordinarios la rentabilidad operativa sobre las ventas bajará moderadamente.

Volkswagen ya ha previsto un aumento de los costes por la adaptación a la nueva normativa armonizada de homologación de vehículos ligeros, para lograr los objetivos de emisiones de CO2 y para la campaña de lanzamientode eléctricos. También pronostica que las entregas a los clientes superarán en 2018 sólo moderadamente las cifras de 2017 debido a las difíciles condiciones de mercado.

Fuente: Cinco Días