Tiene Loette diario? No, ni el genérico”. Si bien a finales de enero, en el caso de este anticonceptivo, las farmacias ofrecían otro fármaco con el mismo principio activo, en marzo no contaban ya con esta alternativa, para desconcierto de sus usuarias. Y no es el único. “Está en falta” es la respuesta más repetida en las boticas en los últimos meses.

Los mayores problemas de suministro se registran en las terapias que tratan las enfermedades cardiovasculares (Adiro, Aspirina, Carduran, Apocard), revela el informe de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps), dependiente del Ministerio de Sanidad. Pero también faltan fármacos tan conocidos como Ventolin, Urbason, Nolotil, Primperan, Citalopram, Trankimazin o Tranxilium, e incluso la amoxicilina.

Los populares Adiro, Nolotil, Ventolin, Trankimazin,  Urbason o la amoxicilina están también en falta

Pese a que las causas son múltiples –de capacidad, fabricación o regulatorias– y a que ocurre no solo en España sino también a escala global, el Gobierno lo atribuye en esta ocasión a una situación coyuntural: la retirada masiva desde el verano pasado de medicamentos que contenían valsartán –utilizado para la hipertensión–, por su contenido en nitrosaminas, una sustancia que eleva el riesgo de padecer cáncer. “Este hecho ha generado la ausencia en el mercado de más de cien presentaciones distintas”, explica el informe. Lo que ha afectado, sobre todo, a la industria de los genéricos.

Así, en 2018, la Aemps recibió un total de 1.332 notificaciones, lo que supone un 44% más que en el ejercicio anterior, un desabastecimiento que se agudizó a partir del segundo semestre precisamente por la razón citada. No obstante, desde el Ejecutivo afirman que, “en todo momento, ha existido cantidad suficiente de las alternativas disponibles. No existe riesgo de que una enfermedad que requiera tratamiento quede sin tratar”. E insisten en que, de las 31.495 presentaciones de fármacos autorizados en España para su comercialización, solo 488 no aparecen, apenas el 1,5% del total.

Más demanda en emergentes

Otro factor que influye es la mejora del acceso principalmente en China, lo que ha aumentado la demanda de fármacos en ese mercado. Pero, como son muy baratos, en muchos casos, y no cuentan con versiones genéricas porque no son rentables para las compañías, se puede producir una falta de aprovisionamiento, alegan desde Farmaindustria.

“Hay medicamentos que han ido erosionando su precio en España, que tienen que competir con otros países, pero que salen del mercado por su poca rentabilidad. No son productos famosos, más bien hospitalarios, con un impacto asistencial evidente y que no tienen alternativas de sustitución, como las penicilinas inyectables clásicas. Aunque, como son productos vitales, las farmacéuticas garantizan su suministro directamente”, detalla Emili Esteve, director del departamento técnico de la patronal.

La carencia de medicamentos se debe, además, a que los comercializadores los compran en España porque son más baratos y los venden fuera a precios altos

Sucede también que, por ese diferencial de costes en España respecto de los europeos, los comercializadores aprovechan para sacar beneficio al adquirir las moléculas en los países con importes bajos y venderlas después en aquellos que ofrezcan un valor superior. “Soy partidario de que haya una revisión al alza de los medicamentos afectados, de medidas que protejan su valor mediante su exclusión del sistema de precios de referencia [mecanismo que utiliza Sanidad para la financiación de los fármacos y cuyo coste fija una comisión interministerial para garantizar así la sostenibilidad]”, sugiere Esteve.

Y, finalmente, el Brexit. Aunque tanto desde el Ejecutivo como en la industria farmacéutica aseguran que no se esperan dificultades. Por un lado, los laboratorios llevan dos años haciendo planes de contingencia, y por el otro, la Aemps dice que ha informado de los cambios de registro a comercializadores y fabricantes por si se materializa la ruptura, de la necesidad de dar prioridad en las aduanas a los medicamentos que pudieran tener un impacto en los pacientes, así como de las medidas para garantizar el abastecimiento.

Gobierno e industria aseguran que hay otras opciones disponibles

El Gobierno ha puesto en marcha un plan, 2019-2022, en el que participan todos los agentes, para abordar los problemas de suministro y “dar una respuesta más eficiente” a los afectados. En la web de la Aemps puede consultar los fármacos faltantes, las opciones existentes y la fecha prevista de restablecimiento.

Fuente: Cinco Días