IAG, grupo que incluye a Iberia, British Airways, Vueling y Aer Lingus, ha anunciado un beneficio neto después de impuestos y partidas excepcionales de 1.408 millones de euros, lo que supone más que duplicar (aumento del 132%) respecto a los 607 millones de igual periodo del año pasado. El motivo es el cierre de dos planes de pensiones  de British Airways, que dieron lugar a una partida excepcional de 678 millones de euros dentro de la cuenta de resultados. La acción cae cerca del 4% en Bolsa. 

El beneficio operativo antes de partidas excepcionales se sitúa en 1.115 millones en el semestre, un 17,4% más,  y el total de ingresos se sitúa en 11.206 millones, con un alza de un 3,1%.

En el segundo trimestre estanco, el beneficio de las operaciones se sitúa en 835 millones, lo que supone un alza del 3,7%.

British Airways consiguió un beneficio operativo antes de partidas excepcionales de 868 millones de euros antes de partidas excepcionales, lo que  supone un alza del 17% respecto a la cifra reformulada de 2017 (740 millones de euros). Por su parte, Iberia obtuvo 102 millones de euros de beneficio operativo, lo que supone un 17% más frente a los 87 millones de euros de un año antes; Aer Lingus, de 104 millones de euros un 96% más, y Vueling registró un pérdida de 11 millones de euros lo que supone aumentar los 7 millones de euros de números rojos de hace un año.

Willie Walsh, consejero delegado de IAG, señaló que el resultado de Vueling se ha visto afectado por la huelga de controladores franceses. «Desafortunadamente, las huelgas de los controladores de tráfico aéreo franceses continuaron impactando las operaciones de nuestras aerolíneas y afectando a nuestros clientes», ha asegurado.

Vueling se vio «particularmente afectada» e incurrió en un coste adicional de incidencias de 20 millones de euros en el trimestre. «Estas huelgas también están teniendo un impacto negativo significativo en la economía y el turismo en España, asegura.

En cuanto a otros factores, la compañía asegura que los precios del combustible aumentaron de forma significativa durante el semestre, efecto compensado en parte por la depreciación del dólar estadounidense frente al euro y la libra esterlina

La compañía explica que el 31 de marzo, British Airways cerró el New Airways Pension Scheme (NAPS) a futuros devengos de prestaciones y el British Airways Retirement Plan (BARP) a futuras aportaciones. Estos planes han sido reemplazados por un plan de aportación definida flexible, denominado British Airways Pension Plan (BAPP). Estos cambios provocaron una reducción excepcional del pasivo por prestaciones definidas de NAPS por valor de 872 millones de euros

Fuente: Cinco Días