La creencia más o menos consistente en el cine de que las segundas partes no suelen ser buenas está a punto de trasladarse a la inversión tecnológica. Softbank, cuyo fondo tecnológico supone el mayor del sector (casi 100.000 millones de dólares), tiene problemas para lanzar su segunda versión. El motivo se encuentra en Wework. Softbank inyectó 10.000 millones de dólares en esa compañía a través del Vision Fund. El gigante del coworking ha optado por dar marcha atrás en su salida a Bolsa por las perspectivas de que su valoración bajase si lo hacía. Y esta semana Fitch recortó su nota crediticia a CCC+. Las dudas en Wework están provocando que los inversores del futuro fondo de Softbank se lo piensen dos veces.

Fuentes cercanas a Vision Fund 2 aseguraron a Reuters que Masayoshi Son, CEO de Softbank Group, se mantiene firme en lanzar este segundo gran fondo de inversión. Las mismas fuentes añaden que algunos lugartenientes de Son están presionando para que retrase su presentación. Ante los problemas para recaudar dinero, se hace cada vez más probable que Vision Fund 2 no alcance los 108.000 millones de dólares anunciados en un inicio.

Los principales inversores que se comprometieron con el fondo tecnológico son grandes compañías estadounidenses (Apple, Microsoft), bancos japoneses y la británica Standard Chartered. El primer Vision Fund basó su crecimiento en la inversión en compañías tecnológicas valoradas en más de 1.000 millones de euros (los llamados ‘unicornios’). Algunas de las operaciones no han dado el resultado esperado y Wework, que acaba de anunciar despidos, es la última en sumarse a la lista.

Las acciones de Uber se han desplomado un 34% y las de Slack un más de un 40% desde su pico máximo de junio. Un dato ilustra el rápido avance del fondo tecnológico: los 97.000 millones de dólares que juntó Vision Fund superan la cantidad conjunta que reunió la industria del capital de riesgo en 2018, según indica Reuters. Softbank ha cotizado este viernes a su nivel más bajo desde finales de enero. 

Postura de los inversores

Vision Fund ha protagonizado movimientos exitosos en el pasado. Uno de ellos, al invertir en el grupo Alibaba. En el año 2000 el fondo destinó 20 millones de dólares en la compañía china, se valoran en 100.000 millones de dólares casi 20 años después. Sin embargo, los inversores del fondo están replanteando su papel tras la evolución en los últimos meses de algunas de las firmas tecnológicas.

El Fondo de Inversión Pública de Arabia Saudí, que aportó 45.000 de los 100.000 millones de dólares al primer Vision Fund, se está replanteando invertir en su sucesor sólo los beneficios que obtuvo con este vehículo, según publicó Bloomberg el pasado septiembre. Otro inversor, Mubadala Investment, valora rebajar la inversión de 15.000 millones que hizo en el primer fondo al menos un 30% menor en el segundo. 

Fuente: Cinco Días