El Corte Inglés prepara el segundo cambio de presidente en un año y el tercero en apenas cinco. El consejo de administración del grupo de grandes almacenes aprobará a finales de julio el nombramiento de Marta Álvarez como primera presidenta de su historia, en sustitución de Jesús Nuño de la Rosa, que dejará de ser el máximo responsable ejecutivo e institucional del grupo tras un año en el cargo. Así lo confirman fuentes cercanas al consejo a este diario. Álvarez, una de las dos herederas del histórico presidente del grupo Isidoro Álvarez, no tendrá funciones ejecutivas.

Jesús Nuño de la Rosa volverá a su puesto de consejero delegado, cargo que compartirá con Víctor del Pozo, responsable de retail, algo que ya sucedió entre octubre de 2017 y julio del año pasado. Además, Nuño De la Rosa será presidente ejecutivo de las cuatro filiales del grupo, las de viajes, seguros, informática y la financiera, de la que El Corte Inglés posee el 49%, mientras que el 51% restante está en manos de Santander. Desde la compañía declinan hacer comentarios.

Marta Álvarez, junto a su hermana Cristina, es propietaria del 15% del capital de El Corte Inglés, a través de la sociedad de cartera IASA. En ella comparten accionariado con el expresidente Dimas Gimeno. Precisamente, Marta Álvarez fue uno de los nombres que sonó con mayor fuerza para sustituir a Gimeno hace un año, posibilidad que rechazó dado el conflicto familiar abierto entre ambas partes. Jesús Nuño de la Rosa, con 20 años de experiencia gestionando Viajes El Corte Inglés, fue el elegido para asumir la presidencia.

Según confirman fuentes cercanas al consejo, el propio De la Rosa habría propuesto dar un paso atrás y volver a responsabilidades exclusivamente ejecutivas, compartidas con Víctor del Pozo, vista la estabilización de la situación accionarial del grupo. Marta Álvarez, además, cuenta con el respaldo de la Fundación Ramón Areces, primer accionista de la empresa con el 38% del capital. También contaría con el visto bueno de los pesos pesados del consejo, incluidos los representantes de Ceslar y Mancor. En el máximo órgano de gobierno está representado hasta el 90% del capital de El Corte Inglés. Aunque desde la compañía nunca se informó de que el nombramiento de Nuño de la Rosa tuviera un carácter interino, en el ánimo del consejo y del propio ejecutivo sí se manejaba llevar a cabo una reorganización «ordenada» del mismo.

El 14 de junio de 2018, el consejo de administración de El Corte Inglés aprobó el nombramiento de De la Rosa como nuevo presidente del grupo y la salida de Dimas Gimeno. Se trataba de la primera vez que la empresa destituía a un presidente, pues hasta entonces todos habían dejado su cargo al fallecer. El movimiento estuvo impulsado por el enfrentamiento entre las herederas de Isidoro Álvarez y Gimeno, nombrado por Álvarez como sucesor, por la gestión del grupo.

En su año al frente de El Corte Inglés, Nuño de la Rosa ha aprobado la mayor desinversión de la historia del grupo, con la puesta en venta de 95 inmuebles, incluidos 14 centros comerciales, sin descartar el cierre de alguno de ellos, algo histórico en la trayectoria de la empresa. Antes, en septiembre del año pasado, encabezó la emisión de 600 millones de euros en bonos, que posteriormente se ampliaron en 90 más. También se han acometido operaciones como la venta de Ópticas 2000 a Grandvision o la alianza tecnológica con Alibaba. Todo ello con un gran objetivo: la reducción de la deuda de El Corte Inglés, que al cierre del primer semestre del ejercicio 2018 se situaba en el entorno de los 3.500 millones.

“Nuestra prioridad es consolidar la unidad como norma fundamental y base de nuestra fortaleza. Unidad en el consejo de administración. Unidad en la dirección de la empresa. Unidad de nuestros empleados y colaboradores”, afirmó en su intervención en la junta de accionistas del año pasado, ya como presidente. «Queremos que esa unión, que forma parte de nuestra cultura empresarial, sea percibida por nuestros clientes, nuestros proveedores, por las instituciones, y por supuesto, por los accionistas”. Sus 12 meses en el cargo suponen el periodo más breve en la historia del grupo.

Fuente: Cinco Días