Delta ha adquirido el 20% de Latam, la principal aerolínea latinoamericana, por 1.900 millones de dólares (en torno a 1.700 millones de euros). El objetivo de esta operación es ampliar su presencia en la región y ganar mercado a American Airlines. Este anuncio es el último ejemplo de cómo la aerolínea estadounidense, con sede en Atlanta, ha emprendido una agresiva estrategia de expansión por medio de joint ventures o la compra de participaciones de otras compañías.

Dado que la legislación prohibe que las aerolíneas adquieran la totalidad de otra firma extranjera, estas están haciéndose poco a poco con participaciones minoritarias en las compañías con el objetivo de ampliar su exposición en otros mercados.

La operación, la mayor inversión de Delta desde su fusión con Northwest Airlines hace una década, se financiará con deuda recién emetida y efectivo disponible. La estadounidense, que forma parte de Sky Alliance, espera que esta compra aumente sus ganancias por acción durante los próximos dos años e impulse sus ingresos en 1.000 millones de dólares anuales a lo largo del próximo lustro, según ha explicado a Reuters el consejero delegado de Delta, Ed Bastian.

Asimismo, la aerolínea estadounidense proporcionará 350 millones de dólares adicionales a Latam para ayudarla en su salida de la alianza Oneworld, de la que formaba parte desde 2010 junto con American Airlines, British Airways e Iberia, y la conexión con la red de Delta. 

Además, como parte del acuerdo, la estadounidense comprará cuatro aviones A350 de Latam y asumirá el compromiso que esta tenía para adquirir otras 10 naves que serán entregadas entre 2020 y 2025.

Según publica la CNBC, Delta espera deshacerse de su participación en la brasileña Gol -de la que posee un 9%, según su último informe anual-, que compite con Latam en Brasil.

La aerolínea Latam ofrece vuelos entre las principales ciudades de Sudamerica y EE UU, así como servicios nacionales en Chile, Brasil, Colombia, Perú, Argentina y Ecuador.

Fuente: Cinco Días