Apple está valorando lanzar una suscripción única que aglutine varios de sus servicios de contenido, pero las discográficas se han mostrado recelosas con el proyecto, según ha informado este lunes Financial Times. El diario aseguró que el fabricante del iPhone se ha acercado recientemente a las grandes compañías de música para agrupar en un único paquete Apple Music y el servicio de televisión Apple TV +, que la compañía de Cupertino planea lanzar el próximo 1 de noviembre.

Aunque aún las partes no habrían discutido sobre la cuestión de precios, y las conversaciones aún estarían en una etapa muy temprana, el diario señaló que alguna gran discográfica ya ha mostrado su preocupación temiendo que sus márgenes de beneficio pudieran verse perjudicados si Apple rebaja el precio mensual de 10 dólares que cobran Spotify, Apple Music y otros servicios de música. Los socios de Apple entienden que el paquete nuevo sería más barato que la suscripción a ambos servicios por separado, y que podría rondar los 13 dólares. Apple TV+ costará 5 dólares al mes. Un precio muy agresivo con el que la compañía de la manzana buscará arrebatar cuota de mercado a Netflix.

Financial Times añadió que el super paquete que diseña Apple podría tener varios niveles e incluir aplicaciones como News+, que agrega contenido de revistas y periódicos por 10 dólares al mes, o Arcade, su servicio de videojuegos que ofrece más de 100 títulos por 5 euros al mes. Apple, que sumó en julio 420 millones de suscriptores a sus servicios, quiere superar el medio millón de suscriptores a lo largo de 2020.

Los analistas creen que Apple está más volcada ahora en engordar su cartera de suscriptores que en obtener beneficios a corto plazo. Una muestra de ello es el hecho de que la compañía haya decidido regalar un año de Apple TV+ a los nuevos compradores de iPhones, iPads y ordenadores Macs.

Más allá del negocio de los servicios, la publicación 9tto5Mac ha informado de que Apple planea lanzar a principios de 2020 un modelo low cost, el iPhone SE 2, que mantendrá el diseño del iPhone 8, aunque incluiría el procesador A13 (el que llevan los nuevos iPhone 11) y una memoria RAM de 3 GB. El terminal renunciaría a tecnologías como el sistema de reconocimiento facial y a las cámaras múltiples para reducir su precio de salida al mercado.

Fuente: Cinco Días