abertis méxicoJosé Aljaro, consejero delegado de Abertis.

Abertis pone el foco sobre México. La compañía puja para hacerse con Red de Carreteras de Occidente (RCO), el mayor operador privado de autopistas en México, según indican fuentes del mercado a CincoDías. Valorada en unos 3.000 millones de euros (65.000 millones de pesos al cambio actual), Goldman Sachs intenta por segunda vez desprenderse de este activo, en el que retiene un 70%.

La compañía controlada por ACS y Atlantia estudia desde esta primavera pujar por esta compañía, según publicó este periódico. Finalmente ha decidido dar el paso junto al Fondo Soberano de Singapur, GIP, en una oferta que emerge como favorita. Según ha publicado la agencia Bloomberg, sus contrincantes son un consorcio formado por Blackstone y el grupo de autopistas mexicano Grupo Aeroportuario del Pacífico y el banco chino Merchant.

Goldman Sachs entró en la compañía en 2017 y en 2013 se reforzó con la compra de un 18,7% adicional a Empresas ICA por 5.070 millones de pesos (200.000 euros), lo que valoraba el 100% de la compañía en 1.885 millones. El 30% restante de RCO está atomizado entre socios locales y fondos de pensiones y, aunque el proceso actual no contempla su venta, las fuentes consultadas señalan que sí se puede valorar en un futuro.

El fondo estadounidense ya intentó una desinversión en 2017, en un momento en el que ACS y Atlantia aún no habían culminado su opa sobre Abertis. Y tanto la italiana como la propia Abertis estaban dispuestas a pujar, entonces por separado. Sin embargo, la victoria de Donald Trump en las últimas elecciones presidenciales en EE UU y sus amenazas sobre la economía mexicana en forma de aranceles y de muro en la frontera entre ambos países dieron al traste con el proceso. La alargada sombra del inquilino de la Casa Blanca continúa condicionando el proceso.

Una diferencia entre el momento actual y dos años atrás es la situación financiera de Abertis. Además de culminar con éxito dos emisiones de bonos en lo que va de año (por 5.000 millones una y otros 650 millones), acaba de cerrar la venta de Hispasat a Red Eléctrica, una vez obtenidas las autorizaciones pertinentes. La compañía pública ha pagado 933 millones a Abertis por el 89,68% que controlaba en el gestor de satélites.

La propia Abertis afirmaba en el cierre de la operación que dedicaría parte del importe embolsado a «proyectos de crecimiento». Abertis tiene, por tanto, la caja llena para lanzarse a por compras. La otra parte de esos 933 millones se dedicará, según este mismo comunicado, a «la gestión ordinaria del pasivo».

Además de México, los otros polos de atracción son Chile y Brasil. Según publicó este diario, el propio consejero delegado, José Aljaro, viajó el mes pasado a ambos países para buscar futuras inversiones. México es por el momento terreno expedito para Abertis, mientras que sí está presente en Colombia y Argentina además de los países arriba mencionados.

Fuente: Cinco Días